PASITO, PASITO…

En este domingo de Ramos nos ponemos a la escucha de la borrica sobre cuyos lomos entró Jesús a Jerusalén. Nos invita a aprender la misma lección que aprendió ella: El camino de la entrega duele mucho a veces pero trae siempre consigo la salvación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: